Historia

DE LA INDUSTRIA AL HOSPEDAJE

A finales de la década de 1700 llega de Matute (Logroño) D. Francisco Antonio Somalo, un activo comerciante riojano dispuesto a fundar una tenería en el lugar de La Florida, entre el Camino Real y el mar de Jubia. En estas propiedades, cuyas construcciones más antiguas pueden datarse en el siglo XVI y de las que se conserva una pequeña capilla de estilo barroco dedicada a la Virgen de la Merced, se edifican unas instalaciones que siguiendo el estilo de los centros fabriles dieciochescos, responden a un diseño que se mueve entre una casa señorial y un recinto industrial. Se funda así la Fábrica de Curtidos de la Florida.

Tras la Guerra de la Independencia, Damiana Somalo, hija del fundador, se casa en 1812 con Juan Adam Pensel, oriundo de Baviera y técnico mineralista en el Departamento de Marina de Ferrol. Fallecido el Sr. Pensel sin descendencia, se hace cargo de la dirección del establecimiento D. Tomás Cebreyro, cuya propiedad es reclamada ante el Rey por dos hijos que había tenido el sacerdote hermano del fundador, quien se la concede.

Fallecidos los hijos del párroco de Neda, la propiedad vuelve a la rama familiar de D. Francisco y al igual que el resto de las industrias de la comarca entra en crisis hacia 1870 y su entonces propietario, D. Francisco Cebreiro Seoane, como tantos otros gallegos, emigra a Cuba, de donde retorna en 1898 para vivir bajo la gobernación de Dña. María Barros de las rentas que le dejan las amplias propiedades del llamado Pazo de la Merced, que se extienden por toda la ribera de Neda, desde Perlío hasta Jubia.

Mediado el siglo XIX el pazo funciona como Convento Franciscano y hacia 1925 pasa a manos del popular médico D. Francisco Cebreiro Barros, “D. Paco el de la Merced.

En Mayo de 1978 el arquitecto ciudad-realeño D. Alfredo Alcalá Navarro adquirió y restauró el deteriorado edificio para convertirlo, en 1991, en la primera Casa de Turismo Rural de la provincia de A Coruña.

Contacto

NEDA, RÍA DE FERROL
TELÉFONO: 981 382 200